miércoles, 13 de diciembre de 2006

QUE ES LO QUE QUIERE LA REINA, QUE VA A PEDIR LA PRINCESA




Esta semana en la revista Cromos se publica un artículo acerca de los vínculos de una exreina del Guainia Marcela Serrano con dos miembros de la mafia. El primero Don Efra muerto en un ajuste de cuentas, con el cual se casó, y el segundo acusado actualmente por sus vínculos con la mafia Italiana y el narcotráfico en Colombia.

Serrano fue investigada inicialmente por sus vínculos con Don Efra y pago condena por testaferrato. Actualmente no se encuentra en el país luego de divorciarse de su segundo esposo.

Este hecho no es nada nuevo en nuestro país, incluso el mismo Don Efra se casó con Marcela Serrano luego de su divorcio con otra reina. Casos como el de la ex de Pastor Perafán también investigada y acusada por testaferrato y el reciente caso de la expresentadora Virginia Vallejo ex amante de Pablo Escobar nos hablan de un país de reinas.

Ser reina, modelo, actriz o presentadora es el punto mas alto que para una joven con buenos atributos físicos puede representar el estar junto a un mafioso. Y es que en nuestro país uno de los referentes mas trayentes para las mujeres fue el ser la reina.
Pero no solamente la de Cartagena, ser la reina, la princesa de la casa , el centro de atracción, la figura de mostrar se convirtió en el ideal femenino en una sociedad machista que no solo le dio ese lugar de figura de mostrar, sino que también se ufano de esto pues en muchas regiones el objetivo principal para las mujeres debía ser el convertirse en la Reina de la casa y mandar de puertas para dentro. Somos así un país de reinas, un país en donde los femenino ha estado marcado por la posibilidad de acceder al poder a través del físico y estando allí solo ser un objeto de mostrar, que inclusive, como sucedió con Virginia Vallejo, el estar presente en hechos trascendentales de la vida nacional no tuvo importancia alguna pues siempre resultaron ser figuritas de mostrar el poderío del traqueto con el cual se encontraban.

Resulta coherente pues en el país de la Virgen de Chiquinquirá se espera que continuemos una tradición de adornar y exaltar los atributos físicos de la mujer minimizando al máximo su pensamiento. Se vuelve normal entonces el promocionar no solo a mujeres hermosas sino mujeres brutas hermosas, aquellas que salen de eventos donde llegan a afirmar que hay que salvar a los perros pues ello también son seres humanos, o , de espacios donde pueden durar 1 hora hablando de tetas, colas, novelas e infinidad de temas inútiles.

Ojo recordemos que también en el país de la Virgen de Chiquinquirá han sido muchas las asesinadas, violadas, desaparecidas por resultar peligrosas para algunos y no desde sus curvas, sus implantes, sus silencios, sino desde sus denuncias, sus pensamientos, sus luchas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola rolita

Me parece que esta muy bien encaminado este blog y espero tener prontas noticias de una investigación cuya base sea una de los escritos aquí publicados recomendaría:
"que es lo que quiere la reina, que va a pedir al princesa" o “reparaciones y reconciliaciones"

Camille dijo...

Me gustó lo que escribiste sobre la Santodomingo y sus delirios de "escritora".
Saludos.

Julio Ricardo Castaño R dijo...

Interesante artículo, pero Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá no puede asumir la responsabilidad moral por la desobediencia de sus amados muiscas al decálogo de su único Hijo.